Fri. May 24th, 2024

Los primeros trajes de buceo

By karamanda Nov 16, 2023 #neopreno

Los primeros trajes de buceo插图

La exploración humana del océano tiene una historia de miles de años, desde la construcción inicial de balsas para pescar y cazar hasta el posterior comercio marítimo, la pesca de marisco o la captura de perlas, y la posterior exploración del mundo submarino, puede decirse que se ha recorrido un largo camino. Fue más tarde cuando el hombre empezó a intentar desarrollar equipos para mantenerse caliente bajo el agua y mantener la respiración durante cortos periodos de tiempo, y así nació la escafandra más antigua.

Esta prenda funcional también existe desde hace 600 años, y ha experimentado numerosas exploraciones y desarrollos, evolucionando finalmente desde la estructura voluminosa e hinchada original, hasta la amplia variedad actual de trajes de neopreno funcionales en diversos materiales: trajes de neopreno de ingeniería y trajes de neopreno deportivos y de competición ligeros, bonitos y elegantes.

Los primeros trajes de buceo

El primer traje de buceo oficial fue fabricado a principios del siglo XVI por el físico italiano Alfonso Borelli, basándose en gran medida en la idea de Conrad de un casco de cuero impermeable y metal hermético, con un ventilador para respirar. El inventor llegó a diseñar un submarino que, desgraciadamente, nunca llegó a construirse.

Siguieron muchos inventores, la mayoría de ellos siguiendo los diseños de Conrad y Alfonso, que utilizaban bolsas de aire o largos tubos para mantener respirando al submarinista.

Más tarde, en los siglos XVII y XVIII, los británicos diseñaron varios trajes de submarinismo. A finales del siglo XVIII, un diseñador llamado Klinghardt ideó un traje de submarinismo que utilizaba un gran casco esférico cerrado de metal conectado a un tubo de ventilación envuelto en metal, lo que permitía al submarinista permanecer bajo el agua durante más tiempo y era lo más parecido a un traje de submarinismo moderno, con los inconvenientes de que pesaba demasiado y el tubo metálico no funcionaba. El inconveniente era que el diseño era demasiado voluminoso y el tubo metálico no era flexible, por lo que había que utilizar una manguera.

 

En el siglo XIX, el famoso ingeniero Augustus Sibert cambió a un nuevo material de lona impermeable para sus escafandras, y diseñó una nueva escafandra, que se remachaba a la escafandra, con un tubo de ventilación que presionaba el aire en su interior, utilizando aire para llenarla contra la presión, pero debido a problemas de hermeticidad, el aire se escapaba por los puños y las perneras de los pantalones. Así que Sibe mejoró el diseño en 1837, haciendo los puños y las perneras de los pantalones más herméticos.

El coronel Charles Parsley, de la Royal Navy, participó muchas veces en las pruebas de los trajes de buzo de Sibei, e incluso se puso el traje para participar en el salvamento de naufragios. Más tarde, el coronel Charles sugirió a Sibei que el traje podría diseñarse más ajustado al cuerpo, lo que haría más flexibles las actividades subacuáticas del buzo y evitaría que se arañaran algunas herramientas o restos. El coronel nunca habría imaginado que su sugerencia no sólo se haría realidad, sino que el traje también se popularizaría en el mundo del submarinismo.

 

Aunque Sibel registró la sugerencia del coronel Charles, debido a las limitaciones de la ciencia de los materiales, el siguiente trabajo de diseño de Sibel consistió principalmente en mejorar la hermeticidad del traje y su capacidad para mantener alejado el frío. Durante los cien años siguientes, la escafandra siguió utilizándose principalmente en aplicaciones de ingeniería, por lo que su diseño no cambió mucho.

 

Más tarde, el inventor británico John Lethbridge introdujo algunos cambios importantes en el diseño de Sibe, experimentando con el uso de materiales de goma para los trajes de buceo y diseñando un aparato de respiración con recirculación de aire comprimido, de modo que los buceadores ya no estaban limitados por la longitud del tubo y el suministro de oxígeno resultaba menos engorroso.

Sin embargo, como este diseño no era perfecto en aquella época, los buceadores sólo se sumergían en el agua durante un periodo de tiempo muy corto, para evitar accidentes con aire turbio, se trata de un intento audaz, que tuvo un gran impacto en las generaciones posteriores, pero en aquella época el uso de mano de obra y maquinaria para presurizar el aire en la manguera de suministro de aire es lo habitual, y también es relativamente más seguro.

Related Post

Leave a Reply